Seireitei Bleach Rol

Únete a la dimensión shinigami, únete a la caza de Hollow's... Bleach rol Yaoi


    Batalla en Tokio Terminado

    Comparte
    avatar
    Grimmjow Jeaguerjaques

    Cantidad de envíos : 124
    Fecha de inscripción : 15/07/2009
    Edad : 28
    Localización : Por ahi~~

    Batalla en Tokio Terminado

    Mensaje por Grimmjow Jeaguerjaques el Lun Ago 17, 2009 11:49 am

    Bueno ya que estaba aquie y tal, este lo puse en otra pagina, pero como casi nadie le hizocaso, os lo traigo ... no seasi creuels ne? .. soi sensible a als malas criticas y me deprimo TTOTT

    CApitulo 1

    En una ciudad de Tokio del año 2037 debastada despues de años de la gran guerra, las bandas y grupos de macarras han sido reducidos hasta quedas solo dos. Los dos grupos mas importantes y representantes de todo japon: Los Air Black, y los Yume ( Cullo nombre esta vompuesto por letras de algo que nadie conoce realmente)

    Los representantes de la desolada ciudad de cada uno de estos grupos son: Yuki, un joven atletico con 31 hombres a servicio de cabellos dorados y ojos azules, de los Air Blac, y Jin, malto y fuerte con 43 hombres a su cargo de ojos negros y cabello como la noche de los Yume.

    Como en cualquier lugar los capitanes de las dos bandas se peleaban para ir comiendo poco a poco el territorio del contrario, pero desde hace más de medio año Yuki y Jin habian llegado un punto muerto, siempre rodeados de sus camaradas peleaban durante horas sin hacerle mucho daño al otro (aun que esas fueran las intenciones) Acababn agotados sin conseguir nada a cambio.
    Una autentica perdida de tiempo, au así ellos seguian peleando uno con el otro, ya que ese era tamnbién el unico momento en que podian verse.

    Ese día habian buelto a empezar la pelea, Jn primero se dedicó a esquivar puesto estaba absorto en sus pensamientos, desde hace poco se dió cuenta:

    -Oy Kamy- Gritó Yuky enfadado por ser ignorado.- Pelea de una maldita vez, ya hemos perdido suficiente tiempo.
    -No te preocupes que hay mas... ¿desde cuando me llamas Kamy?- INdagó.
    -No importa apresura y defiendete.- Ykí lanzó un puñetazo a su cara pero este no llegó.
    -CIerto que mi nombre significa "Dios" pero tanto como llamarme Kamy (DioS).
    -DEFIENDETE.

    YUki perdia la paciencia enseguida, por alguna razón desde hace poco era fragil ante las probocaciones de Jin, y no solo eso, JIn empezó a fijarse cada vez más en Yuki.

    "Si yo fuera Dios, tendria a Yuki como uno de mis angeles, lo cierto es que se asemeja, con esa trenza rubia y esos ojos azules parece casi... además de su rostro un poco femenino"

    Era lo que siempre pensaba JIn desde que los dos se volvieron lo suficientemente cercano como para "apodarse" el uno al otro.

    Otra perdida de tiempo, Jin y Yuki habian quedado sin aliento para nada, ya se habia puesto el sol y casi todos los espectadores se habian ido.

    Sin hablar, sin siquiera despedirse, cada uno se fue por su lado. Una vez fuera del Agujero que hacia de rin, Jin gritó un: "hasta mañana" sorprendido de si mismo, y fue respondido con una mano que se agitó durante unos segundos sin darse la vuelta.

    Al día siguiente la pelea volvió a empezar, esta vez solo habia como espectadores a 5 personas de los YUME y a 7 de los Air Black.

    LA pelea comenzó como siempre. En el centro del agujero Yuki y Jin se sacaron las chaquetas y se miraron el uno al otro con la impaciencia de la pelea en sus ojos. Y la pelea comenzó, Ese día ambos fueron golpeados fuertemente, y cuando estaban aun peleando escucharon los gritos de los silvatos de la guardia de la ciudad.
    AL distraerse Yuki que se estaba defenciendo calló al suelo con Jin el cual iba a darle un golpe. Mientras los dos se ponian rapidamente en píe, gritaban al resto que huyeran y se escondiran par que los guardias no les cogiesen.
    Yuki y Jin como cabecillas permanecieron esperando hasta que el último de los suyos desapareció entre los restos de los edificios.
    Al asomarse la policia por los bordes del agujero Jin echó a correr a todo lo que podian darle las piernas cuando al llegar al final del agujero vió que Yuki no podia moverse.
    Proballemente se habia torcido el tobillo al caer los dos y ahora estaba a mereced de los guardias. Jin dio varios pasos al frente, pero los remordimeintos pudieron con él y volvió para contemplar una escena que sabia que se producirira.
    Cuando capturan a alguien de las bandas, normalmente les dan varias palizas hasta llebarselos a las centrales, pero si aquel al que capturaban era una mujer o un hombre tan lindo como Yuki no corrian esa suerte, en su lugar eran violados y guardados muchas veces como las amantes de los guardias hasta que estos se cansaban de ellas.

    Cuando Jin regresó vio como Yuki era rodeado y encadenado por la espalda mientras le arrancaban la ropa y le acercaban sus miembros aun medio erectos a su boca, mientras el miraba amenazante y apretaba los dientes.
    Jin saltó entre los hombres derribando a tres de ellos y pegandole al resto, mientras intentaban volver a ponerse de pie, agarró en forma de saco a Yuki por encima de su hombro y echó a correr.

    -¿QUe haces?- Gritaba Yuki.-¿POr que me ayudas?-Mientras corria Jin contestó.
    -¿Preferias quedarte allí?- Yuki guardó silencio y luego siguió hablando.
    -¿pero por que me ayudas a mí?- Insistió
    -Por que no puedo quedarme tranquilo mientras se lo que ellos pueden hacerte.

    Yuki no insistió, se dejó cargar hasta un viejo piso destrozado y abandonado. Jin lo llebó al gran salón de aquel polvoriento piso. Encendió lo que quedaba de una antigua chimenea y en una cuba trajo un poco de agua mientras Yuki estaba sentado en el unico sillón que habia.

    -Sería mejor que te lavases-dijo Jin.
    -Seria mejor que no me ayudases.- Respondió Yuki.
    -Ya.

    Jin ayudó a Yuki para llegar a un baño en el que no habia bañera, en su lugar, habia una tuberia que tenia un grifo, que al tocarlo echó agua incontrolablemente y los dos acabaron empapados. A la pata coja y jurando algo Yuki se sentó otra vez en el sillón y se secó con unas viejas toallas mientras Jin solamente se sacaa la ropa y buscaba unas vendas.
    Se arrodilló delande te Yuki y con mucho cudado agarró su tobillo para labarlo con el agua que habia traido anteriormente.

    -As caido muy bajo.- Dijo Yuki apartando la mirada.
    -Puede, pero ¿no estas permitiendo que te ayude?.- Yuki le miró furioso.
    -YO tambien doy pena.- Dijo en un suspiro.

    Jin acabó de vendarle el pie que seguramente se recuperaria al día siguiente, le dio algo de comer y la unica manta que allí habia. Yuki, poco a poco fue entrando en un profundo sueño, pero antes de quedarse dormido contemplo a Jin, tirado a sus pies delante de la chimenea durmiendo a pierna suelta y acurrucandose por el frio.
    Yuki pensó: "realmente doy pena"
    Bajó del sollón y se tumbó al lado de Jin tapandose los dos por la manta.


    YA e comenzado el segundo, caundo lo acabe lo subiré.


    Aquí el segundo, un poquito mas de la historia nos hacercamos al punto picante. >//<
    avatar
    Grimmjow Jeaguerjaques

    Cantidad de envíos : 124
    Fecha de inscripción : 15/07/2009
    Edad : 28
    Localización : Por ahi~~

    Re: Batalla en Tokio Terminado

    Mensaje por Grimmjow Jeaguerjaques el Lun Ago 17, 2009 11:52 am

    CApitulo 2

    Cuando Jin empezó a despertarse por la mañana se encontró a un Yuki hermosamente accurucado hacia él, cuando le acarició el rostro este se giró dandole la espalda, pero quedando completamento pegado a él. Jin le dio su brazo como almoada y el izquierdo lo estiró apara abrazarle y cagerle de la mano al otro estremo mientras se sumergia en el aroma del cuerpo de Yuki.
    "Solo un poco mas"- Pensaba.-" Solo un poco mas"
    Mientras Yuki, con los ojos abiertos y un poco sonrrojado permanecia inmobil y sin ninguna intención de lebantarse.

    Cuando se escucharon los primeros gritos de las bandas, los dos se levataron a la vez, y agradecieron que ninguno sacase el tema sobe haber dormido tan bien esa noche.

    NO volvieron a encontrarse hasta pasados tres días, y pro mucho que pasara el tiempo pequeñas miradas furtibas e incontrolables hacian que se rencontraran continuamente.
    Cuando llegó el fin de la semana y se dispusieron a volver al rin, los dos actuaban de una extraña manera, permanecian mirandos el uno al otro, en guardia, dispuestos a defenderse, pero ninguno daba el primer paso.

    Mientras esperaban a que comenzara la pelea los guardias volvieron a asaltarles, cada uno salió corriendo por su lado, pero sin poder evitarlo Jin echo a correr en la misma dirección que Yuki.
    Mas adelante habia preparada una emboscada para poder atraar a algunos del grupo y caundo Jin llegó pudo ver como uno de los sullos era puesto de rodilas contra la pared e iba a ser violado, enfurecidó arremetió en su dirección, pero alguien se interpuso en su camino.

    Yuki pateó a todos los guardias y los dejó inconscientes intentando calmar al chico que lloraba sin parar, Yuki le gritaba y zarandeaba per el chico no podia reaccionar.

    -Ey chico,- Dij Jin arrodillandose delante de el y cogiendole la cara con las manos mientras le sonreia.- Ya ha pasado todo, clamate.
    -Podrias haber llegado antes.- Dijo Yuki molesto.
    -Losiento, fue mi culpa.- Luego se volvio otra vez al chico.- escucha, ve con cuidado a la casa azul, allí vete con Mirei y dile a él lo que te ha ocurrido, te ayudará a calmarte.- El chico asintió.- Yuki y yo distraeremos a los guardias.
    -¿Y a mi por que me metes?.- Dijo furioso mientras Jin ayudaba al chico a lebantarse.
    -Me ayudaras ¿no?

    Yuki solo asintió, acompañaron al chico hasta que se encontraron con otros de su grupo entonces Yuki y Jin hicoeron de señuelo peleandose con los guadias y echando a correr.

    Yuki y Jin se pasaron toda la tarde huyendo de los gaurdias y pateans, siempre codo con codo. AL final del día mientras descansaban en un pequeño agujero de rata en la pared, mientras los dos recuperaban el aliento pensaron: si hubiesen querido desacerso del otro solo tendrian que habelro abandonado, así se acabarian los problemas, y sin embargo la opción del "abandono" no habia pasado por la emtne de ninguno de los dos. Por ello los dso pensaron:

    -¿Por que?- Dijo Yuki entre jadeos.
    -Por que ¿Que?- Dijo Jin vigilando por la entrada.
    -¿Por que te has quedado conmigo y no te has marchado, por que me salvaste la otra vez? ¿no se supone que somos enemigos?.- Yuki lo miró fijamente, era claro que Jin era mas allto que el y un poco mas atletico y susu ojos imponian respeto, pero lo que Yuki sentia no era respeto, si no intranquilidad.
    -¿Y que?- La respuesta sorprendió a Yuki. Jin se levantó y salió a fuera.- Ya es muy tarde, será mejor que nos marchemos.
    -Espera, como que ¿y que?, esa es tu respuesta.... di algo mejor.
    -Bien que te parece esto.- Dijo echando a caminar.- No pude evitarlo, no queria dejarte solo y no soportaba la idea de que esos te violaran.... ¿Te sirve esta respuesta?

    Jin no se volteó simplemente siguió caminando, Yuki se sroprendió y mas de si mismo al darse cuenta de que se habia sonrojado.

    Durasnte toda la semana era cosai imposible salir a la calle, los gaurdias estaban abarrotando todos los lugares y nucna hiban en grupos pequeños o desarmados, sabian que algo hiba a pasar o que algo habia pasado, por eso los grupos se mantenian tranquilos y evitaban a toda costa a los guardias.

    Pero eso fue imposible el dia en que las bandas eligieron el mismo escondite mientras huian de los guardias. Yuki hiba a compañado de dos hombres, mientras que Jin llebaba a cinco novatos a los que debia proteger a toda costa.
    Los chikos de Yuki poensaronq ue era mejor desacerse de sus enemigos mientras aun eran novatos, así no dsarian problemas mas tarde. Porsupuesto que los novatos querian dar la cara, pero los novatos de YUME no eran chicos que acababan de ingresar a la banda, eran niños jovenes o gente destrozada que buscaba un refugio y eran acostubrados a apollaarse mutuamente y a defenderse, pero ¿que podian hacer unos chicos de entre 13 y 17 años?
    Jin se puso delante de ellos y miró a Yuki fijamente, olvidandose de sus secuaces. YUki les dijo que no era necesario, con lo que recibió muchas replicas y alguna falta de respeto, pero antes de que pudiesen contestar los guardias los habian rodeado y la pelea volvió a empezar.
    Jin se encargó de que los novatos pudiesen huir sin problemas y pudo ver como los secuaces de Yuki tambien lograban marcharse, cuando se disponia a marcharse vio la razon por la que los otros salieron ilesos.

    El último del grupo de Yuki, viendose acorralado lo empujo y salió corriendo mientras Yuki era agarrado como un perro por una cadena al cuello. JIn no lo permitió, cierto que le pegó un puñetato a aquel que habia abandonado a su jefe, pero tambien es cierto que el le habia amenazado pirmero. Yuki perdia la consciencia poco a poco por la falta de aire, pero no llegó a desmallarse debido a que aquel que agarraba la cadena cayó fulminado al suelo de un garrotazo en la cabeza con una bara de hierro.
    Yuki volvia a respirar pero se encontraba mareado y con un lebe golpe en la nuca por parte de otro de los policias, perdió el conocimiento.
    Cuando Yuki despertó se encontró en las escaleras de un edificio que le resultaba conocido, mientras veia a JIn acechar en la esquina, aun desorientado agarró inconscientemente a Jin y este se gró para mirarle, loq eu provocó que un guardia saliese por detras de él con una porra en la mano, antes de que Jin pudiese girarse Yuki se lanzo y le dió un puñetazo. Debido a la forma del golpe Jin tubo que sujetarlo para que no callese escaleras abajo.
    Yuki olvidó su orgullo y se dejó ayudar hasta llegar al edificio en el que habia compartido su primera noche con JIn, aunque esta vez estaba mas limpio y tenia mantas y toallas nuevas.

    Yuki se sentó encima del futón mientras JIn encendia la chimenea y cerraba las ventanas. Luego trajo algo de comer y de beber y por ultimo unas vendas y agua para limpiar las heridas. Yuki y Jin se curaron ls heridas mutuamente sin decir nada al respecto. Cuadno habian acabado Yuki se recostó en el futó y Jin se colocó a su lado.

    -Esto parece doloroso.- Dijo acariciandole por debajo de la barbilla.
    -LO es, empiezo a encontrarme mal.- Dijo escondiendo su rostro bajo su brazo.
    -Seria mejor desinfectarlo ¿No rees?- Dijo poniendose por encima de el en la zona del pecho.
    -¿No tienes algo por ahi?- Dijo sintiendo las caricias de los dedos de Jin que hacian que la piel de su cuello empezara a molestarle aun mas.
    -No, no tengo,- Dijo poniendo mala cara ante la herida.- Pero puedo hacer algo al respecto.
    -¿que?- Dijo Yuki apartandose el pelo de la frente mientras miraba a Jin.

    Jin agachó su cara bajo la mirada incomprendida de Yuki y comenzó a lamer su herida. Yuki, sorprendido intentó empujarle pero Jin le agarró las mujecas y se colocó encima de él para acabar de lamerle toda la herida. Cuando acabó miró a Yuki sonrrojado y con una mirada furiosa, y sin reparos besó aquellos tiernos labios de angel.

    Yuki sorprendido forcegeó unos segundos, despues, se dejó lleva por aquel apasionado beso y sus fuerzas cedieron ante aquel momento.

    Pornto el tercero.... ¿se dejará Yuki hacer?.... ¿que pasará?

    Proximamente bye
    avatar
    Grimmjow Jeaguerjaques

    Cantidad de envíos : 124
    Fecha de inscripción : 15/07/2009
    Edad : 28
    Localización : Por ahi~~

    Re: Batalla en Tokio Terminado

    Mensaje por Grimmjow Jeaguerjaques el Lun Ago 17, 2009 11:55 am

    Capitulo 3


    Yuki sintió como las manos de Jin empezaron a soltarle y a acariciarle por debajo de la camisa, el cuerpo se encendía con cada caricia, perdiéndose en el placer de aquellos besos mientras perdía la camiseta y el cinturón del pantalón. Cuando sus labios quedaron libres mientras Jin volvía a besarle el cuello y acariciaba jugueteando uno de sus pezones, la otra mano sujetaba a la de Yuki que empujaba débilmente su hombro para apartarle de él, o la menos que lo aparentase, mientras la otra mano de Yuki agarraba el cabello de Jin.
    Cuando Jin lamió el pezón de Yuki y bajó a su ombligo fue la primera vez que Yuki dejó escapar un suspiro de placer, fue en ese momento cuando Jin decidió acariciar el miembro de Yuki mientras volvía a besarle tras la oreja.

    -Para, para, para.- Dijo Yuki tirando de su pantalón.- ¿Qué haces?
    -¿Cómo que, que hago?- Dijo Jin sentándose y clavando su mirada en el excitado Yuki.
    -Esto no está bien, no deberíamos… yo no… yo…- Yuki se encontraba contrariado no sabia que hacer.
    -Yuki tranquilízate, no pasa nada…- JIn tiró a Yuki hacia él.
    -Para Jin no podemos…- Jin se acercó aun mas y soltó al trenza de Yuki cogiendo un mechón y llevándoselo a los labios.
    -Yuki, no voy a controlarme mas, realmente ya no lo soporto más. –Dijo lanzándose a los labios de Yuki.
    -Jin yo no…- Yuki luchaba por negarse, pero su excitación empezaba ha nublarle el juicio.

    Jin cuidó de que Yuki no se saliera del futon y estuviese completamente cómodo, mientras dejaba que sus labios fueran saboreados por Yuki.
    Jin lamió el pezón de Yuki y deslizó su mano por entre los shorts de Yuki y comenzó a masajearle su miembro mientras él jadeaba e placer.
    JIn se sentía cada vez más caliente al oír los jadeos de Yuki y ver su rostro sonrojado debajo de su cuerpo.
    Yuki se aferraba a la camiseta de Jin mientras este le quitaba la última prenda de ropa que le quedaba y bajaba su cabeza hasta la altura del miembro de Yuki, pero él no se esperaba que Jin hiciera aquello: besó la punta de su miembro y lo lamió haciendo que Yuki temblara y gritara deplacer.

    -Para… para…- Decía Yuki mientras apretaba con más fuerza la camisa entre sus manos y sentía la succión de JIn en su miembro.- eso no… para…- Jin estaba al borde de la locura y mientras seguía dándole placer a Yuki agarró una de sus piernas y la alzó para poder acaricia el trasero de Yuki sin dificulta.- ¿Qué estas…- Yuki volvió a sorprenderse cuando sintió uno de los dedos de Jin entrar en él.- Eso no… para Jin… no hagas eso….- Jin profundizó más con su penetración con el dedo y empezó ha hacerle sitio al siguiente.- Yo… no puedo… me … me ven… Jin.- Le agarró por el pelo y tiró hacia arriba para que parase.- me vengo…- Dijo completamente avergonzado.
    Jin sonrió y volvió a la oreja de Yuki acariciando con la mano el miembro y añadiendo otro dedo a la penetración.
    -hazlo…- le susurró, y como si fuera automático al sentirán leve mordisco en el lóbulo de la oreja Yuki se vino gritando de placer y arañando la espalda de Jin por debajo de su camiseta.
    Jin estaba muy excitado, podía notarse solo con mirarle pero dejó que Yuki recobrara el aliento pacientemente mientras besaba su frente o acariciaba sus muslos. Yuki alzó las manos y abrazó a Jin besándolo apasionadamente.
    -idiota, no ves que he…-Yuki no le dejó acabar, ya le era completamente igual tolo lo que ocurriese depuse, ahora solo deseaba a Jin.
    -Piensas que eso me importa.- Volvió a besarle y le quitó la camiseta ya furioso de que el fuera el único desnudo.
    Tras unos minutos de caricias y demás Yuki había conseguido que Jin se desnudara por completo, pudo ver como el mimbro de Jin estaba completamente erecto y empezaba a parecer doloroso, así que Yuki quitó la mano de Jin de él y acarició el mimbro de Jin para indicarle lo que quería.
    Jin se echó encima de Yuki y mientras lo besaba lo colocó para poder penetrarlo, lo hizo lentamente pero aun así fue doloroso para Yuki. Tras comprobar que Yuki se encontraba bien empezó a moverse muy dulcemente. No tardó mucho en venirse por primera vez.
    Con un poco más de tiempo el dolor se transformó en puro placer para Yuki que pedía que se moviera con más rapidez. Cuando los dos estaban a punto de llegar al orgasmo Jin cogió a Yuki y lo alzó hacia él para poder abrazarlo y besarlo mientras estaba sentado, así fue como entre que Yiki movía sus caderas y Jin acariciaba su miembro los dos legaron a su último orgasmo luego de varios anteriores, y caían en el futón completamente exhaustos.

    Cuando Jin se despertó yuki no estaba a su lado, se levantó y se dirigió al baño de donde se encontró saliendo a Yuki, este le dejó pasar y se sentó delante de la chimenea mientras esperó a que JIn acabase. Fue poco el tiempo en que tardó en sentir a JIn sentarse detrás de el y abrazarlo por la espalda, fua cuando se dio cuenta de que venia desnudo por la parte de arriba y con la toalla en la cabeza con el pelo aun mojado.

    -Esto no tenía que haber pasado.- Dijo Yuki. Luego hubo un pequeño silencio.- Dios si se entera…- Jin agarró a Yuki y lo abrazó des de su espalda.
    -¿y que importa? Nadie tiene por que enterarse.- Para Yuki no era tan sencillo.
    -¿tienes idea de lo que arriesgamos por esto?- Dijo soltándose y mirándole de frente.
    -Yuki, -Dijo agarrandole el mentón y depositando un beso en sus labios.- No importa.- yuki empezó a enfadarse ante la dejadez de JIn.- Dejemos las peleas….
    -¿Cómo que dejar las peleas?, ¿Estas loco?, Eso seria demasiado sospechoso.- Jin se levantó y echó un vistazo por la ventana para vigilar que nadie estuviera vigilando la entrada.
    -Seguiremos como hasta ahora, mientras cada grupo tenga su territorio y este no disminuya no recibiremos quejas…
    -Puede, pero y nuestros subordinados ¿Qué?- Jin miró sonriente a YUki.
    -Tus subordinados no te tienen mucho respeto.- Yuki se enfadó y se dirigió a la puerta.- Déjales que hagan lo que quieran no los tengas como perritos falderos y no se quejarán.
    -¿Tan fácil?- Dijo volteándose.
    -Las personas son mucho mas fáciles de complacer de lo que piensas.- Dijo antes de robarle un apasionado beso y despedirse hasta otro día.

    Durante dos días o mas Yuki evitaba cualquier contacto posible con Jin, solo con verle su cara se sonrojaba recordando la pasión que sintió en aquellos brazos.
    Fue en otra de las redadas de los guardias cuando volvieron a encontrarse los dos, en esa ocasión Yuki volvía a ayudar a uno de los hombre de Jin, los tres y otros dos tuvieron que esconderse en uno de los pisos del edificio en el que se habían encontrado antes.

    -Los despistamos.- dijo uno de los secuaces de Yuki entre jadeos.- Pero ahora tenemos otro problema.- Miró al grupo de Jin que incluía al chico que acababa de salvar y el mismo.- Aunque estamos en ventaja.
    -Vasta.- Dijo yuki con la mirada al suelo.- Nos marchamos, olvidaos de ellos.- l acompañante de Jin suspiró de alivio, pero lo que acababa de decir no era suficiente para los secuaces de Yuki.
    -¿Cómo que dejarlos? No tenderemos otra oportunidad semejante para deshacernos de Jin.-Antes de que Jin respondiera, Yuk9 asaltó con una evidencia al hablante.
    -¿Acaso crees que serias lo suficiente como para vencer a Kamy? No fue solo su nombre por lo que le llaman así.-Furuiso, atacó a su capitán.
    -¿Y tu que? ¿Acaso no acabas siempre en empate con él? No seria suficiente contigo y alguien más,…. ¿O será que en verdad no quieres atacarle?- Yuki se asaltó y Jin empezó a sentir algo de peligro.
    -¿En que te basas para decir eso?- Dijo yuki intentando similar un enfado.
    -Ya no os peleáis y si nos cruzamos ni siquiera te inmutas por no decir que siempre ayudas tanto a los que están bajo nuestra protección como los que están bajo la suya.
    -Idiota.- Intervino JIn.- A eso se le llama ser amable.
    -Nosotros no necesitamos un capitán amable.- Inquirió el que hasta ahora permaneció en silencio.- necesitamos un capitán que sea mas fuerte que tu.
    -Los capitanes no tienen que tener solo fuerza.- Dijo Jin un poco mosqueado.
    -En nuestro grupo sí, te ganas el respeto siendo el más fuerte, no por ser bueno con la gente.
    -Eso ahora no importa, hay que marcharse ya antes de que vuelva, será mejor separarse e ir individualmente.- Dijo JIn mirando por la ventana.- seguiréis discutiendo más tarde.
    -Kamy tiene razón, ahora lo importante es librarnos de los guardias no de los YUME.

    Sin protestar cada uno siguió las instrucciones y se marchó, excepto dos personas que se encontraron más tarde en le piso de arriba.
    -¿Kami?- Preguntó Yuki girándose y observando a una sombra echársele encima.
    -Me gusta mas cuando me llamas por mi nombre.- Dijo besándolo dulcemente.
    -¿Qué vamos ha hacer ahora?- Yuki temblaba y su voz parecía estar al borde de las lagrimas.
    -Mientras no lo descubran todo irá bien.- Dijo abrazándolo mas fuerte aun.
    -Y ¿Cuándo nos descubran?- Yuki miró a Jin con una cara indescriptiblemente hermosa y dolorosa al mismo tiempo, por lo que Jin no pudo evitar encenderse con aquel dulce ángel que tenia en sus manos.
    -Lo pensaremos en el momento que ocurra.- Dijo volviendo a besarlo y llevándolo en brazos hasta en futon.

    Mas seriamente que la vez anterior y con muchos mas temores en mente, JIn empezó a acariciar a Yuki, y mientras se fundían en un largo beso Yuki deseó que Jin no percibiese las lagrimas que escapaban de su rostro.
    avatar
    Grimmjow Jeaguerjaques

    Cantidad de envíos : 124
    Fecha de inscripción : 15/07/2009
    Edad : 28
    Localización : Por ahi~~

    Re: Batalla en Tokio Terminado

    Mensaje por Grimmjow Jeaguerjaques el Lun Ago 17, 2009 11:59 am

    Que lindo, que lindo….. pero la cosa no puede acabar así, ¿Qué pasará en el futuro?



    Capitulo 4
    A la mañana siguiente de otra noche de pasión los dos sienten una horrible pereza para levantarse, en vez de eso se quedan en silencio mirando como los primeros rayos del sol, asoman por la ventana. Aun así, sin más palabras al respecto los dos se despiden del otro y quedan para el día siguiente a la noche volver a verse en el mismo lugar y a la misma hora.
    Cada vez más se puede percibir la tensión en el grupo de Yuki, desconfían de él y eso es malo. En cambio ninguno de los subordinados de Jin dudan de él, saben que guarda sus secretos y sus preocupaciones para si y no se las dirá a nadie, le respetan y le dejan hacer lo que quiere, siempre dentro de ciertas limitaciones claro está.

    Cuando la noche del día indicado llega Yuki es el primero en llegar, vigila que el lugar esté en orden y advierte unas botellas de cerveza y algo de comida y sonríe pensando en el significado de “velada romántica”
    Las horas pasan y Jin no llegaba, empezaba a preocuparse y por su mente pasaban pensamientos desagradables que había decidido dejar atrás para esa noche, cuándo sitió que alguien se colgaba de él.

    -Me has estropeado la sorpresa.- Dijo besándole la mejilla.
    -La culpa es tuya por llegar tarde.- Dijo girando la cabeza para reclamar otro beso.
    -mmmm.- Dijo mientras respondía a su petición.- Lo siento, tuve que librarme de unos indeseables.
    -De quienes.- Se sorprendió dejando de un lado las manos de Jin que empezaba a juguetear por debajo de su camisa.- ¿Alguien te perseguía? ¿Sabias quien era? – Posó sus manos por encima de las de él pero no las detuvo.
    -No te preocupes, no era nada importante- Jin puso su mano derecha acariciando el pezón de YUki y la derecha metiéndose entre los shorts mientras besaba su cuello.-Esto si lo es.
    -Para, para… maldita sea ¿no puedes aguantar un poco?- Dijo intentando resistirse, pero las manos de Jin eran demasiado buenas.
    -Tu lo dices, pero acaso no estas empezando a animarte aquí abajo ¿e?
    -Kamy idiota, suéltame quiero hablar sobre lo que está pasado.- JIn furioso ante estas palabras desnudó a yuki sin piedad y lo arrojó al futon.
    -Estoy arto de que cuando me veas solo pienses en lo malo, parece ser que esto es lo único bueno que puedo ofrecerte.- Acto seguido introducio uno de sus dedos en Yuki.
    -Idiota, no es eso…para- Jin le beso y fue quitándose la ropa con la mano que le quedaba libre.- adicto al sexo, no me eches a mi la culpa, pervertido.- Jin ya tenia tres dedos dentro.
    -Me llamas pervertido pero ya estas listo para recibirme.- Le giró y lo puso a cuatro patas.
    -¡Para, no lo hagas, espera! Déjame hablar primero.- Pero fue interrumpido por una embestida de Jin, que poco rato después empezó a moverse sin consultar.- Para, es doloroso, Jin por favor.
    -Mientes, puedo notar perfectamente lo excitado que estas.- Agarró el miembro de Yuki y lo masajeó al son de sus embestidas. Aunque al principio fue doloroso pronto se tronó en placer.- Escúchate gimiendo de placer.
    -Es por tu culpa idiota.- Dijo Yuki intentando reprimirse.- es por que eres tu el que me hace esto.- Yuki sentía que su corazón iba a romperse, pensando que Jin empezaba a odiarle.
    -¿Por mi?- JIn cesó en sus embestidas y mientras besaba el hombro de Yuki, contempló su cara sonrojada y con lagrimas. El golpe fue tal que no pudo evitarlo, salió de él lo giró y volvió a envestirle.
    -Bestia, más despacio… vas a partirme…- Y ante los quejidos de Yuki le besó tan apasionadamente que entre las caricias y las embestidas los dos llegaron al primer orgasmo casi al mismo tiempo.
    -Lo siento.- Dijo Jin con la cabeza apoyada en el pecho de Yuki mientras este recuperaba el aliento.- Realmente lo siento, me deje llevar por la ira.
    -Idiota- Respondió Yuki ocultando su cara bajo sus brazos.- ¿no me has oído? Es porque es Kami que no me importa.- JIn se levantó y observó el rostro escondido.- Es por que es Kami que yo permito esto.
    -Yuki, déjame ver tu rostro para disculparme.- Dijo intentando separa los brazos.
    -No, el idiota de Kami no tiene derecho a mirarme ahora, puedes seguir disculpándote si quieres.
    -Yuki, hay algo que yo sabia desde hace tiempo, pero ahora creo que e descubierto algo más sobre eso.
    -¿Crees que te voy a entender si hablas así? Dilo claramente.
    -Lo diré así.- Separó los brazos y frente al sonrojado rostro de Yuki confesó.- yo te amo, te amo locamente, ya ni siquiera soy capaz de pensar cuando se trata de ti.
    -¿Por qué dices eso ahora? Kamy idiota.- Yuki aun más sonrojado intentó taparse en vano así que simplemente volteó su rostro para no encontrarse de frente con Jin.
    -Me he dado cuenta de que me angustio si no te veo durante el día y si te veo de lejos soy feliz, pero también, si me sonríes, aunque sea de lejos y cuando nadie pueda verte, realmente creo que puedo morir, por que en ese momento soy sumamente feliz.
    -¡¿Cómo puedes decir cosas tan vergonzosas?!- Yuki estaba tan rojo que podría explotar y su corazón latía a un ritmo alarmante.
    -Por que cuando estoy así de cerca de ti me parece un sueño y no existe palabra para describir lo feliz que me siento ni lo mucho que te amo.- Yuki no podía aguantar más aquella situación, sentía morirse de vergüenza.
    -¡KAMI IDIOTA! Idiota, idiota, idiota, idiota…- Yuki saltó encima de Jin y lo tiró al suelo, lo besó apasionadamente y volvió a decir.- Idiota, idiota, idiota –Mientras las lágrimas caían por su rostro y aterrizaban en el de JIn que acariciaba su pelo y sonreía felizmente.- Yo también te amo Idiota.

    Yuki abrazó a Jin de tal manera que por poco se queda sin aire, cualquiera que hubiese estado cerca podría haberlos oído gritarse el uno al otro y podría haber oído después los gritos de pasión, ya que ninguno se preocupo por aguantar su voz.
    A la mañana siguiente a Yuki le fue muy difícil levantarse debido a un pequeño dolor en la columna.

    Los encuentros entre Yuki y Jin fueron aumentando con el tiempo, de un encuentro cada dos semanas, habían llegado a dos o tres encuentros por semana. Jin y Yuki se pasaban toda la mañana hablando y bromeando, y de noche también hacían otras cosas (Por supuesto) y aunque les angustiaba no poder ir a algún sitio juntos o dejar que nadie les viese encontrarse, era suficiente con la compañía del otro para ser feliz.
    Jin había conseguido convencer a Yuki de que dejase de preocuparse de los grupos y sobre lo que dirían o lo que pasaría si los descubriesen.

    En uno de los encuentros de Yuki y Jin por la tarde en aquel piso que había sido denominado ya “su escondite” permanecían los dos teniendo una amigable charla en la que comentaban lo que habían bajado los grupos de los guardias últimamente, lo que les reducía las ocasiones par verse, mientras compartían un pequeño tentempié cuando por la ventana se colaron dos personas totalmente indeseadas.

    -Mira lo que acabamos de encontrar.- Dijo un joven del pelo teñido con un color rojizo y cara de malas pulgas.
    -No me esperaba encontrar esto.- Dijo otro con cara más apacible.
    -¿Qué hacéis vosotros aquí?- Jin y Yuki se levantaron y se enfrentaron de cara a sus no bienvenidos invitados.
    -Cuando nos ponemos a buscar a nuestros capitanes los encontramos en el mismo sitio y con menuda escenita de amor.- El subordinado de Yuki atacó con filosas palabras mientras el compañero de Jin se mantenía al margen observando con una cara de incoherencia.
    -¿Por qué tu me estabas buscando?- Dijo Yuki saliendo de detrás de la espalda de Jin.
    -Empezamos a enfadarnos al no verte nunca por nuestro garito y mira lo que me encuentro. Será muy divertido ver como os destripan los que están por encima de vosotros cuando se enteren de esto.- Yuki No pudo disimular en su rostro un poco de terror.
    -No diréis nada.-Dijo Jin amenazante mirando a los dos subordinados.
    -Si me lo permite señor.- Dijo ablando por fin el joven.- No me esperaba algo así cuando decidí buscarlo, y mucho menos me esperaba algo así de usted.
    -No hemos hecho nada malo.- Acertó Yuki en un susurro con la cabeza baja.
    -Aun así.- Dijo su subordinado.- Esto será divertido, hagamos una cosa, dentro de una semana denunciaremos esto a los superiores, tenéis ese tiempo para decidir que hacer.
    -¿Cómo que, que hacer?- Dijo el joven.
    -En estos casos o renuncias, o derrotas al otro, o guardas silencio y eres sentenciado.- Dijo Jin apretando los puños.
    -Será divertido ver como avanzan vuestra relación en esta semana.- Entre carcajadas muy sonoras se marchó seguido del otro visitante.

    Yuki y Jin no fueron capaces de moverse en su sitio o decir una palabra para consolar al otro lo único que pudieron hacer fue guardar silencio.
    Jin golpeó la pared y juró algo a todo pulmón mientras se llevado la otra mano a la cara par ocultarla y pensar en algo. Mientras Yuki con las dos manos en la cara evitaba hacer algún ruido mientras tapaba fuertemente su boca las lágrimas corrían sin freno por su rostro.

    Solo quedaba una semana, había comenzado la cuenta atrás.


    ¿Cuál será la decisión final? ¿Qué harán durante esa semana? ¿Se romperán todos los lazos para poder conservar sus puestos?

    Se acerca el final, cual será la decisión final, y cual sus consecuencias???
    avatar
    Grimmjow Jeaguerjaques

    Cantidad de envíos : 124
    Fecha de inscripción : 15/07/2009
    Edad : 28
    Localización : Por ahi~~

    Re: Batalla en Tokio Terminado

    Mensaje por Grimmjow Jeaguerjaques el Lun Ago 17, 2009 12:03 pm

    Capitulo5
    Dos días pasaron volando en los que avisaron de que se tomaban la semana libre y acabaron con unos asuntos importantes antes de encontrarse.
    El tercer día aun de muy madrugada los dos se reencontraron en ese piso, Jin había llegado primero. Cada uno había traído lo indispensable para toda esa semana. Yuki dejo caer su bolsa al suelo mientras Jin se dirigía hacia el y le abrazaba, mientras le devolvía el abrazo pudo sentir y escuchar como JIn cerraba la puerta con el seguro.
    Yuki le abrazó fuertemente y Jin le devolvió el abrazo.

    -Kamy idiota.- Dijo mientras comenzaba a llorar.- Te lo advertí… te dije que seria así… yo…
    -Lo siento.- Se lamentaba Jin abrazando a Yuki para aliviarle de aquel pensamiento, solo tres días mas, tres días y todo habría terminado.- Lo lamento de verdad.
    -Olvídalo… no importa... ya no me importa.

    Yuki se abrazó fuertemente a JIn y este le besó… sus miradas eran tristes, cada uno podía sentir el dolor del otro solo con mirarle a los ojos, ya no había rastro de aquella pasión desenfrenada, solo miedo y desesperación por lo que estaba por llegar.
    Jin lo cogió y lo llevó al futon, Yuki sonrió levemente y le siguió el juego.
    Jin pensó: “solo en este momento, solo en este momento no llegan a nosotros las palabras de los demás, no existe el mundo… solo en este momento estamos tu y yo”
    Yuki jadeaba de gozo y aun así las lágrimas no cesaban de salir. Jin trataba muy pasionalmente a Yuki y aun así seguía siendo gentil.
    Mas tarde, cuando había comenzado a amanecer y los dos se quedaron en silencio observando como el principio del siguiente día llegaba.
    Los dos se abrazaban y contemplaban el reflejo del sol en los edificios y como la luz se colaba por las ventanas y agujeros de las paredes.

    -Nunca en mi vida e odiado tanto los amaneceres y los atardeceres.- Dijo Yuki agarrando las manos de Jin que le abrazaban.- Si tan solo uno de ellos se detuviese seria suficiente.
    -Eso seria imposible.- Dice Jin besando su nuca y entrelazando sus manos.
    -Entonces desearía que el sol explotase, así seria noche eternamente y la mañana no llegaría nunca.- Jin reía ante las ocurrencias desesperadas de Yuki.
    -Moriríamos en una era glacial, si no morimos por la explosión.- Dice girándole para quedarse en frente de Yuki.
    -¿Y que?- Jin se sorprende, no hay arrepentimiento ni duda en las palabras de Yuki, realmente a empezado a odiar el paso del tiempo, al igual que Jin, Yuki odiaba al mundo y su transcurso.
    -Idiota.- Dijo intentando simular una sonrisa. Luego de un silencio Jin abrazó más fuerte a Yuki y escondiendo su cabeza en el hombro de Yuki empezó a balbucear.
    -Si tan siquiera uno de nosotros no hubiese ingresado en una banda.- Yuki sintió un escalofrió cruzar su cuerpo.- Si tan siquiera uno de nosotros no fuese de tan alto rango, si hubiésemos nacido en otra ciudad o nos hubiésemos metido en la misma organización… si hubiésemos nacido en otra época.- Yuki no podía soportarlo.
    -BASTA, BASTA, CALLATE…- Jin levantó la cabeza y vio a Yuki huir de él, le agarró la mano y lo empujo dentro del futón. – NO QUIERO OIRLO.- YUki volvía a llorar ¿Podía un hombre llorar tanto? ¿Podía sufrir hasta tal extremo?
    -Lo siento.- Abrazó a Yuki contra su cuerpo.- Lo siento, lo siento, no volveré a decirlo, lo siento.
    Yuki le besó y le sonrió, los dos se fundieron en múltiples caricias, besos y abrazos durante toda la mañana hasta que ya no podían aguantar más y los dos cayeron dormidos.
    Cuado se despertaron ya era de tarde, pronto comenzaría a anochecer.
    Jin levantó su cuerpo por encima del de yuki para buscar un reloj y comprobar su preocupación.

    -¡MIERDA!- El reloj voló al otro extremo de la habitación. Yuki estaba tumbado de lado de espaldas a él.
    -No importa.- Dijo agarrando el brazo que se mantenía firme ante él y besándolo mientras se acercaba a el.- No importa… aun quedan dos días mas.
    -Eso no me hace sentirme mejor.- Jin apoyó su cabeza en el hueco del cuello y con la manos que yuki había besado le acaricio el rostro.- no quiero saberlo
    -No pasa nada,- Yuki se giró para estar frente a frente con Jin.- estoy haciendo lo que deseaba hacer en estos días.- Jin sintió un puñal en el corazón.
    - Yuki.- Se lanzó a su pecho y comenzó a llorar.

    La sonrisa de Yuki era demasiado dolorosa, demasiado para él.
    Le amaba tanto, le quería tanto, le deseaba tanto… ¿Por qué era malo amar? ¿Por qué estaba prohibido ser amado? ¿Por qué tuvieron que vivir para esto?
    En sus cabezas cada uno habría deseado morir antes que vivir la angustia de ese momento, pero ninguno deseaba la muerte del otro y no soportaban la idea de dejarle solo o vivir sin el otro.
    No deseaban vivir separados, pero tampoco deseaban morir y abandonar a su amado solo.
    Si tan solo hubiese una manera para detener el tiempo, si al menos pudiese huir, pero era imposible, el tiempo seguiría corriendo por mas que intentasen rogarle, y huir era impensable. Cada una de las organizaciones tenia vasallos por todo el país, y tan como estaba el mundo solo los nobles podían ir de un país a otro. SI conseguían huir no seria por mucho tiempo y seria aun peor, el castigo seria mas largo y mas cruel de lo que ya seria.

    LA noche volvió a apoderarse del lugar la oscuridad y el silencio y la aproximación de un nuevo día. EN la noche ya entrada Jin se levantó cuando yuki fue al baño.
    -¿Y esto?- Preguntó yuki viendo una tina en el baño.
    -La instalé para que pudiésemos bañarnos juntos… antes de que nos acusaran.-Para Jin aquello era una herida mas que no podría curarse.
    -Bañémonos.- Dijo Yuki abriendo el grifo.
    -¿Comos? ¿Para que?- Al ser ignorado JIn enfureció.- ¿Qué sentido tiene ahora? ¿Qué importa ya?
    -¿a caso no estoy aquí?- Jin guardó silencio.- Dijiste que querías bañarte conmigo, ¿no? Entonces hagámoslo, estoy contigo… mientras me quede tiempo quiero hacer todo lo que nos haga feliz, al menos durante dos días.
    “¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¡¿POR QUÉ?!” Era lo único que cruzaba la mente de Jin.

    Caminó hacia la tina y dejando los pantalones se introdujo en ella y le tendió una mano a Yuki para que se metiera con él.
    Jugaron en la bañera y se lavaron el uno al otro como en una fantasía de recién casados, aquello era la felicidad.

    La noche pasó y con ello llegó el amanecer que trajo consiguió el penúltimo día. Jin cocinó para yuki y los dos comieron una sabrosa comida. Los dos habrían deseado pasar sus últimos días fuera pero sabían que era imposible, si alguien les veía seria peor. Aquel piso que era el sueño de pasión de los dos se había convertido en una cárcel en la que debía esperar su sentencia y en la que sabían que en el mismo momento que pusieran otra vez un pie fuera todo se habría acabado.

    El día transcurrió divertido y demasiado rápido cuando se dieron cuenta ya había comenzado el último día.
    LA angustia se apoderaba de sus cuerpos el respirar era un infierno, el existir y no saber que hacer era la peor tortura inimaginable… era una locura.
    ¿Qué hacer? ¿Qué decir? Todo se acabaría con el próximo amanecer, les estarían esperando en la puerta y serian llevados para ser juzgados… un amanecer más, y la vida abría perdido su sentido.
    No hablaron mucho ese día, deseaban decir un solo “Te amo” pero solo el pensarlo ya era suficiente dolorosa, las palabras se atascaban en la garganta y quemaban si intentaban ser pronunciadas, el cuerpo temblaba con la idea de tocar a esa persona y tener que olvidar su tacto mas tarde.
    Cuando el medio día llegó Jin no pudo soportarlo se abrazó a Yuki y sin decir ni una palabra no le dejó marchar.

    -Jin suéltame.- No pensaba hacerlo.- No me aprietes.- Aun más fuerte.- Jin para… maldita sea suéltame Jin- No podía.- Déjame que me valla.- NUNCA- el cuerpo de Jin comenzó a temblar.- Jin…- yuki sintió sus lagrimas caer en sus hombros.- por favor…- Yuki no podía soportarlo.- Vasta… suéltame Jin.- Jin le abrazó mas fuerte y negó con la cabeza.- JIn para… no me abraces… Jin suéltame.- Yuki comenzó a llorar.- SUELTAMEN; SUELTAMEN, DEJAME EN PAZ…. VASTA JIN, ALEJATE DE MI.- Yuki gritaba desesperadamente mientras intentaba zafarse de los brazos de JIn.- ¡DEJAME!
    -NO PUEDO.- Yuki quedó en silencio.- No puedo… no quiero…que el tiempo se detenga… por favor… cualquier cos menos eso… por favor que se detenga… por favor para… no avances mas… no sigas…por favor… por favor…por amor de díos que se detenga… por favor.


    Yuki que había permanecido en silencio no pudo evitarlo, empezó a gritar de dolor, como un niño cuando se hace daño. Se abrazó a JIn y lloró con él. LA desesperación se podía sentir en los gritos de Yuki, su garganta se sentía como si fuera a desgarrarse y sangrar, pero no era suficiente. Nada era suficiente para poder encontrarse mejor.
    Cuando las doce en punto llegaron las campanadas resonaron marcando el final del tiempo, solo era cuestión de tiempo que llegara el amanecer.

    Se acabó el tiempo, se separaran para siempre??? volveran a encontrarse alguna vez????
    Como seran tratados por sus compañeros? Cual será su castigo¿¿
    avatar
    Grimmjow Jeaguerjaques

    Cantidad de envíos : 124
    Fecha de inscripción : 15/07/2009
    Edad : 28
    Localización : Por ahi~~

    Re: Batalla en Tokio Terminado

    Mensaje por Grimmjow Jeaguerjaques el Lun Ago 17, 2009 12:06 pm

    La decisión final ha llegado

    Capitulo 6

    Jin y Yuki permanecieron juntos y llorando hasta que el sueño les pudo, cuando abrieron los ojos el tiempo ya se había acabado. Jin miró aterrado como la luz se colaba por la ventana, mientras Yuki se acurrucaba mirando hacia su pecho esperando a que todo terminase.
    Jin rogaba para sus adentros: “solo un poco mas, aun no… solo un poco mas… por favor”

    Pero el tiempo fue cruel y el momento que la puerta sonó llegó. Escucharon los golpes y se miraron para darse el último beso. Cuando Yuki se levantó para abrir la puerta Jin le retuvo con ojos de suplica, pero sonrió y se dirigió a abrir la puerta.
    Cada paso quitaba un suspiro mas, un aliento menos en su vida, el frió del pestillo en la mano de Yuki se sintió como mil agujas clavándose en su mano y el sonido al ser abierto fue como si alguien cogiese sus corazones y los apretase asta que estos reventasen. Al otro lado de la puerta estaban aquellos a los que debían su situación.
    A pensar de saber que la culpa había sido suya por empezar esa relación y permitir que los pillasen, en la cabeza de Jin solo existían las mil y una maneras en que los torturaría hasta morir, lo que podía reflejarse en su mirado.
    Su subordinado lo miró y su sangre se congeló, al inferior de Yuki simplemente rió ante la desesperación de Jin.

    -Se acabó el tiempo.- Esas palabras se sentían horribles.
    -¿No puedes darnos mas tiempo?-Jin buscaba velozmente una manera de librarse de todo pero no se le ocurría.
    -De eso nada, mi grupo está a bajo esperando y el tuyo también.- Dijo con cara de asco.
    -Está bien.- Yuki tenia la cabeza baja y no sentía el suficiente valor para levantarla.
    -Espera.- Jin necesitaba detenerle, algo… algo… cualquier cosa.
    -Kamy idiota- Dijo Yuki simulando una sonrisa.- Se acabó el juego.- Por la puerta aparecieron otros dos subordinados de Jin. Yuki caminó entre los dos para salir por la puerta, su pie en el aire iba a depositarse fuera… el pánico se apoderó de Jin.
    -Huye conmigo.- Todos los presentes se quedaron atónitos y fijaron su vista en Jin. Se habia vuelto loco.
    -¿Eres Idiota? No sacaríamos nada huyendo…- Aun mas enfadado.- Olvídate de todo, olvida lo que ocurrió y centrate en tu castigo.
    -Lo digo en serio.- Yuki no podía creer lo que estaba saliendo de la boca de JIn… realmente estaba demente.- Salgamos de aquí, olvidémoslos de los grupos… prometo que podremos sobrevivir y te protegeré… lo prometo.-Antes e que Yuki dijese algo susu subordinados hablaron.
    -Pero capitán ¿sabes lo que dices? Te colgarán solo por pensarlo… no merece la pena.
    -CALLAOS.- JIn estaba furioso y al mismo tiempo desesperado
    -Idiota.- Susurró Yuki, le miró furioso.- ¿Eres retrasado? Olvídate de mi imbecil, vive tu vida y yo viviré la mía, esto no ha sido mas que una pequeña aventura, deja de hacer el ridículo.

    Jin se quedó en silencio, la reacción de Yuki era inimaginable. Antes de poder decir algo yuki desapareció por la puerta seguido por su subordinado. Jin se apoyó en la pared… algo no encajaba, ¿Qué acababa de pasar? ¿Cuáles fueron las palabras que salieron de su boca? Jin no podía creérselo, todo había acabado.
    Sus tres subordinados se arrodillaron a su alrededor para llevárselo, eran sus compañeros y conocidos… y aunque no lo fuesen no podía soportarlo, sin reparos Jin comenzó a llorar.
    Los tres jóvenes quedaron atónitos ante la reacción de su capitán, ¿tan importante era? ¿tanto era el “amor” que sentía?
    El corazón de Jin acababa de ser completamente destrozado. Sus compañeros se miraron entre si y asintieron, dos de ellos salieron corriendo por la puerta mientras el tercero le pedía a su capitán que manteniera su compostura.

    Bajaron velozmente las escaleras creyendo que no llegarían y ante sus incrédulos ojos encontraron a Yuki, aun no había cruzado la puerta, esta permanecía cerrada ante el solitario Yuki y cuando se acercaron pudieron comprobar que Yuki también derramaba un mar de lágrimas.
    Mientras Jin volvía en si y se disculpaba por el espectáculo uno de los chicos que se habían ido aparecen por la puerta, sonríe y los dos tiran de Jin obligándole a bajar las escaleras, al final de ellas el tercero agarraba a Yuki por el brazo que intentaba marcharse.
    Cuando sus miradas se cruzaron Yuki corrió hacia la puerta e intentó abrirla pero Jin le dio un puñetazo y volvió a su sitio, giró a Yuki y lo abrazó con fuerza. Yuki no tardó mucho en dejar de negarse y abrazarle pidiéndole perdón por lo que había dicho.

    -Quédate conmigo.- Dijo Jin sonriendo.- por favor.
    -Quiero… quiero hacerlo… pero… ¿Cómo?- Yuki no sabia que hacer todo el era un caos.
    -Déjamelo a mi, solo debes permanecer a mi lado y olvidarte de tu grupo, ¿Lo aras? ¿Te quedarás conmigo?
    -Si… lo aré…. Lo prometo.- Jin era sumamente feliz, aunque le quedaba un extremo algo largo.
    -Nosotros hablaremos bien de yuki.- Dijo el portavoz de los tres.- Ha habido muchas veces en que nos ayudó, y sería una buena aportación.

    Yuki y Jin agradecieron y rogaron al cielo que les permitiesen que todo saliera bien. Salieron a fuera y Jin dio la cara diciendo que se llevaría a Yuki consigo y que los del otro bando no podían hacer nada.
    De entre su propio grupo apareció un joven bastante mas adulto y de apariencia mas fuerte, por alguna razón hasta Jin parecia asustado, algo iba mal.

    -¿Piensas llevártelo con nosotros?- Dijo el nuevo.
    -LO aré, aun que te niegues lo llevaré ante el jefe para que el opine.- Jin escondió a yuki detrás de él.
    -No pienso permitirlo.
    -Pues tendrás que enfrentarte a mi.- Una alarma común sonó entre todos los expectantes, algo era malo, aquella amenaza había sido peligrosa.
    -¿te atreves a amenazarme? ¿A retarme? Nunca me has ganado, ¿Qué te hace pensar que hoy será diferente?
    -Por que hoy mi locura supera mis límites normales.- Dijo Jin sonriente.

    La pelea comenzó en un abrir y cerrar de ojos, Jin a duras penas era capaz de esquivar a su contrincante cuando a este no llegaba ni a rozarle. Jin recibía muchos golpes y no eran disimulados. Con toda su fuerza como si tuviese que derribar una pared de hormigón. Jin llegó a estar contra la pared.
    Cuando iba a ser golpeado otra vez Yuki se metió en medio.

    -Vasta, es suficiente.- El nuevo se detuvo.
    -Yuki, sal de ahí. Quitate.- Jin Agarró su hombro pero se zafó.
    -No pienso hacerlo, ¿como voy a quedarme mirando cuando te están dejando para el arrastre solo por protegerme?-El nuevo contemplaba la escena.
    -¿te enfrentarás a mi?- Dijo riendo.
    -Si hace falta, pero si esto es por mi culpa entonces olvidaos de mí y listo.- Jin se enfadó.
    -¿tan poca fe tienes en mí?- Jin y Yuki comenzaron a discutir y el visitante se partía de risa, como vio que yuki se ponía en guardia decidió atacar, ante lo que Jin reaccionó echando a Yuki a su espalda contra la pared y colocarlo entre sus brazos que se apoyaban débilmente en la pared quedando Yuki protegido a su espalda.
    -¿Piensas protegerlo hasta el fina?- Los ojos de Jin ardían en el desafió.
    -NO permitiré que le toques.- Jin recibió un golpe en el estomago que lo tiró al suelo, se había adelantado para que el rebote del golpe no tocase a Yuki, y ante la atónita mirada del nuevo, volvió a levantarse y a esconder a Yuki tras el esperando otro golpe.
    -Realmente hablas en serio.- Dijo bajando la guardia.- Solo a ti se te ocurre encapricharte con alguien del otro bando.- Los subordinados de Yuki habían desaparecido y el no entendía a donde llegaba esa conversación.
    -No me iré sin él.
    -Ya, ya, ya, ya,- La reacción era muy infantil.- Venga vamonos Otosan nos espera.- yuki acababa de perderse.
    -Eso quiere decir….-Fue interrumpido.
    -Nos contaron de tu situación y Otosan a decidido permitir que Yuki se quedase con nosotros si tu lo pedías… y esta a sido una buena prueba.
    -Esto...- Yuki pidió palabra.- ¿Qué está pasando?
    -Yuki.- Jin le agarró las dos manos y sonreía felizmente.- Puedes ser uno de los nuestros, ya has sido admitido.
    -¿Qué?
    -Veras parece que ellos informaron de hace tiempo y decidieron que si pasaba esta prueba te dejarían quedarte con nosotros.
    -¿Qué prueba?
    -Enfrentarme a mi Nisan, venga tengo que presentarte a Otosan.-Los dos comenzaron a caminar perseguidos por sus segadores.
    -¿Tu padre es el director de la organización?
    -No, yo soy huérfano, ellos me adoptaron como uno más y luego me adoptaron como hijo del jefe y su esposa y como un hermano más.
    -Eso significa….
    -Qué todo se ha acabado… a partir de hoy serás solo mío…


    ________________________FIN________________________________



    SE ACABÓ

    Puede que el final sea raro, pero es que entonces podria enredarme en cosas imnecesarias y no acabaria nunca, espero que les aya gustado y por favor dejen su opinion, deseo escucharla....
    Si este tiene bastante exito prometo escribir mas.

    MUCHAS GRACIAS POR LEERLO (acuerdense de dejar comentario)

    (Nichan he tenido que subir una opor uno por que no cabian ni dos juntos TT:TT)
    avatar
    Kanda Yuu
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 44
    Fecha de inscripción : 17/07/2009
    Edad : 27
    Localización : Donde menos te lo esperas//Escuadrón 2

    Re: Batalla en Tokio Terminado

    Mensaje por Kanda Yuu el Lun Ago 17, 2009 10:53 pm

    Me gusto mucho grim chii es linda y cortitaaaa!! Con cambios radicales y directa :3 Me gusta Yuki es re lindo. Ahora em pasaré a leer la otra neee xD


    _________________


    Contenido patrocinado

    Re: Batalla en Tokio Terminado

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Vie Dic 14, 2018 6:37 pm